EL PERRITO DISTRAIDO - Evangelismo Creativo

HERRAMIENTAS

jueves, 7 de mayo de 2020

EL PERRITO DISTRAIDO


Puedes comparar la vida de pecado de una persona a la manera que un perro cruza la carretera. El es inconsciente del peligro. Su cola se menea y quiere cruzar la calle. Los autos se desvían bruscamente y algunos chillan sus neumáticos y hasta pueden chocar. 

También te puede interesar: "El Plan Maestros - Comparte a Jesús Fácil y Divertido"

El perro no le importa lo que está pasando, pues no se da cuenta ni por un instante que él es el responsable de este desastre.



Aplicación: 

Cuando el hombre se pasea por la carretera del pecado, el piensa que fue hecho para esto. Su conciencia esta cauterizada y no mide la repercusión de sus acciones. Su mente pasea por la lujuria, coquetea con el adulterio. De pronto su mundo se derrumba. Su matrimonio se rompe, su nombre se ve empañado, y sus hijos lo desprecian y quedan marcados. Pero así como el perro distraído, él pecador no se da cuenta que él es el responsable por su pecado y de todo el caos que crea en su entorno. El necesita mirarse en el espejo de La ley de Dios para mostrarle que su camino no es recto delante de un Dios perfecto.

VER MAS ILUSTRACIONES:



No hay comentarios:

Publicar un comentario