¡ESAS SON MIS GALLETAS! - WILLY LAZO ALVAREZ - Evangelismo Creativo

HERRAMIENTAS

domingo, 4 de diciembre de 2016

¡ESAS SON MIS GALLETAS! - WILLY LAZO ALVAREZ

¡SON MIS GALLETAS!

"En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros".
Juan 13:35


Me divierte mucho esta historia:

Había una vez una señora que debía viajar en tren.

Cuando la señora llegó a la estación, le informaron de que su tren se retrasaría aproximadamente una hora. Un poco fastidiada, se compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua. Buscó un banco en el andén central y se sentó, preparada para la espera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: RECURSOS PARA EVANGELIZAR

Mientras ojeaba la revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario. De pronto, sin decir una sola palabra, estiró la mano, tomó el paquete de galletas, lo abrió y comenzó a comer. La señora se molestó un poco; no quería ser grosera pero tampoco hacer de cuenta que nada había pasado. Así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete, sacó una galleta y se la comió mirando fijamente al joven.

Como respuesta, el joven tomó otra galleta y, mirando a la señora a los ojos y sonriendo, se la llevó a la boca. Ya enojada, ella cogió otra galleta y, con ostensibles señales de fastidio, se la comió mirándolo fijamente.

El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora estaba cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente. Finalmente, ella se dio cuenta de que sólo quedaba una galleta, y pensó: "No podrá ser tan caradura" mientras miraba alternativamente al joven y al paquete. Con mucha calma el joven alargó la mano, tomó la galleta y la partió en dos. Con un gesto amable, le ofreció la mitad a su compañera de banco.

-¡Gracias! -dijo ella tomando con rudeza el trozo de galleta.

-De nada -contestó el joven sonriendo, mientras comía su mitad.

Entonces el tren anunció su partida. La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón. Desde la ventanilla, vio al muchacho todavía sentado en el andén y pensó: "¡Qué insolente y mal educado! ¡Qué será de nuestro mundo!" De pronto sintió la boca reseca por el disgusto. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó estupefacta cuando encontró allí su paquete de galletas intacto.

Encontraras este relato en internet enfocada a la muer y su prejuicio, pero escucha esto, es la actitud del joven en la que debemos enfocarnos, a diario nos lastiman, piensan mal de nosotros, nos equivocamos y somos juzgados, pero ¿cual es nuestra actitud?, cada vez que pases por una situación parecida, sonríe y perdona, es difícil pero ademas de sanarte sanaras y darás lecciones a esas personas, contagia tu buen humor, se diferente!!!

El Amor es la piel que nos identifica como cristianos, es la camiseta oficial de nuestro "equipo celestial" y se irradia de una y mil formas. Úsala siempre!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario